jueves, 6 de junio de 2013

Universidades de Medellín tienen poco espacio para sus estudiantes



La mayoría de los centros educativos tienen 2,5 metros por alumno, ni la mitad de lo ideal.

Mientras que los estándares internacionales dicen que debe haber entre 5 y 7 metros cuadrados por estudiantes, las universidades locales se rajan y no alcanzan ni la mitad. Sin embargo, están realizando mejoras.

La Universidad de Antioquia, por ejemplo, pasó de 2,47 a 2,82 metros cuadrados. Según el rector Alberto Uribe se están haciendo los esfuerzos para mejorar los espacios de laboratorios y aulas, a pesar de los pocos recursos.

“Hay veces que no hay los suficientes equipos, incluso se comparten espacios en los laboratorios de hasta 4 estudiantes”, comentó un estudiante de ingeniería de telecomunicaciones de la U. de A.

En las instituciones universitarias como el Pascual Bravo, también hay problemas de capacidad locativa. Allí hay 4.500 estudiantes de pregrado y las aulas se quedan pequeñas sobre todo al iniciar los semestres, pues los salones no son tan grandes para la gran cantidad de estudiantes que empiezan sus estudios.

“Los escenarios más adecuados para extensión no los tenemos en este momento porque no son lo suficientemente dotados. De infraestructura nos referimos a todo el contexto, no solo a los metros cuadrados por estudiante sino a las condiciones mínimas de calidad con las que se debe ofrecer la educación”, comentó Sandra María Herrera, jefe de la oficina asesora de planeación de la Institución Universitaria Pascual Bravo.

Sin embargo, el Pascual Bravo invertirá fuertemente en infraestructura y recibió en comodato una sede en Belén donde funcionarán todos los programas relacionados con el diseño. También en su sede central en Robledo se va a construir un bloque nuevo de 5 pisos y 54 aulas, además se van a modernizar los laboratorios.

La Universidad Nacional presentó unos mejores indicadores, con el promedio de metros cuadrados de espacios construidos por estudiante que es de 10,3. La Unal sede Medellín cuenta con un total de 11.762 estudiantes de los cuales 10.176 son de pregrado y 1.586 de posgrado.

Según Gloria Puerta, jefe de planeación física, la normatividad colombiana en cuando a espacio y metros cuadrados por estudiante es muy floja: “no hay nada que diga el índice de metros por estudiante, laboratorios o cafeterías, no hay nada que le diga a uno en realidad como esta y la única forma es compararse con otras universidades que estén en los mismo rangos”.

En contraste, las universidades privadas presentan más espacio para los universitarios. En la Universidad Pontificia Bolivariana tiene 25 metros cuadrados por estudiante. Según Álvaro Gómez, director planeación de esta institución, la universidad tiene una capacidad para atender hasta unos 16 mil estudiantes de pregrado (hoy tiene 12 mil).

Otra institución que ha tratado de mejorar sus espacios es el ITM, que tiene un poco más de 23 mil estudiantes. En la sede Robledo, tiene 1,5 metros cuadrados por estudiante en las aulas, en Fraternidad 1,8 y en La Flores 2 metros.

Según Orlidia Ortiz Londoño, jefe de área física y servicio general, la mayor problemática ha estado en los parqueaderos, pero en cuanto a clases y acceso a laboratorios no se ha presentado hacinamiento debido a la buena distribución horaria. “La hora más full es la jornada de la noche, la cual cuenta con alrededor de 8 mil estudiantes”, agregó la funcionaria.

Actualmente en el ITM se construye el Parque I, el cual contará con unos 21 laboratorios de investigación.
Sena mejoró su capacidad

El Sena tiene 30 mil aprendices en el departamento de Antioquia, 16 centros de formación y unas 16 subsedes en otros municipios.

Aunque el año pasado, estudiantes y empleados denunciaron falta de espacios para las aulas, la situación mejoró. Así lo aseguró Pedro Luis Hincapié, coordinador administrativo del Sena regional Antioquia: “No tenemos un hacinamiento, pero sí tenemos aulas donde tenemos hasta 40 aprendices, lo que sí nos hace falta son más laboratorios para dar más cobertura ante la necesidad que tiene la comunidad”.

Para aumentar los espacios, el Sena contrató 10 aulas con la Universidad de San Buenaventura, también alquiló un edificio en el municipio de Copacabana para ofrecer varios programas. Igualmente, está en licitación para que en el barrio Manrique El Pomar haya un centro de formación en la parte deportiva.
El dato

El Politécnico Jaime Isaza Cadavid, en total son 12 mil estudiantes en la sede central en El Poblado. Allí están en el límite del espacio disponible (96 por ciento del uso) y para dar una solución se está para entregar en el segundo semestre de este año, el centro de formación tecnológica, innovación y emprendimiento que generará un 50 por ciento de capacidad nueva para pregrados y posgrados.

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas