martes, 24 de mayo de 2011

Unicórdoba, ad portas de una crisis

 En este salón funcionan cuatro laboratorios de manera improvisada. Foto: Eduardo García


“Al rector de la Universidad de Córdoba, Emiro Madera Reyes, le solicitaron comprar instrumentos para fortalecer el programa de Licenciatura en Música y su respuesta fue que la música solo servía para beber whisky”.


Esa, entre otras denuncias, hizo un grupo de docentes agrupados en la Asociación de Profesores Universitarios, Aspu, para advertir que la más importante institución de educación superior en Córdoba está en una crisis sin precedentes, que podría derivar en serios trastornos académicos.

Las mayores dificultades están en la facultad de Física, donde en un solo espacio funcionan cuatro laboratorios sin extintores, no hay reactivos y los implementos son obsoletos. Para colmo, esos mismos laboratorios le prestan servicio a otros 12 programas educativos en la institución.

La universidad no cuenta con un banco de proyectos y mucho menos con un plan de desarrollo, contraviniendo el acuerdo 007 del Estatuto de Planeación, que advierte que tres meses después de la posesión de cada Rector, este debe presentar su plan de trabajo.

Madera va a completar dos años en el cargo y no ha hecho lo propio, según lo denunció el presidente de Aspu, José Flórez.

Lo que podría llamarse un rosario de querellas y presuntas irregularidades, fueron presentadas recientemente a la contralora general de la República, Sandra Morelli, para que el organismo nutra la auditoría regular que realiza en Unicórdoba, así como en otras entidades de educación de carácter público en el país.

“Se ha creído que la autonomía es un cheque en blanco para que los administradores de turno hagan lo que quieran”, sostuvo en sus declaraciones el presidente de Aspu.

EL HERALDO visitó el despacho del rector Madera para conocer su posición al respecto, pero el funcionario está fuera de la ciudad. Empero, trascendió que se pronunciará una vez regrese a Montería.

El presupuesto de la Universidad de Córdoba es el cuarto más importante a escala nacional. Según cifras oficiales, asciende a $127 mil millones cada año.

Una protesta reciente de los estudiantes del programa de física originó las primeras acciones de adecuación que se ejecutan actualmente. Empero, la sala de informática de esa facultad solo tiene 14 computadores para 250 estudiantes.

Todas estas debilidades están latentes en el claustro que, aparentemente, se prepara para recibir en agosto próximo una visita del Ministerio de Educación para la acreditación de varios programas.

La visita se espera sin indicadores de investigación, porque –según la denuncia de Aspu– aunque existen las ganas, el material humano y los proyectos, no se facilitan los medios económicos y mucho menos tecnológicos.

El docente Leonardo Gonima, vinculado al programa de Física, advierte que con el poco presupuesto que ofrece la administración, es difícil afrontar tales procesos, “porque, sencillamente, no hay laboratorios decorosos y equipamientos que lo permitan”.

Lo más paradójico es que existe un solo video beam para dos mil estudiantes en la facultad de Educación.

Aspu anunció la realización de estudios de campo de los contratos que se han manejado durante los dos últimos años, con el fin de conocer, a ciencia cierta, qué ha pasado con el profuso presupuesto y cómo se ha manejado.

Por Eduardo García El Heraldo
eduardo.garcia@elheraldo.com.co
MONTERÍA
.


Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas