sábado, 17 de agosto de 2013

UIS: Rector enfrenta protesta estudiantil por hacer cambios en el hospital universitario


La decisión del rector de la Universidad Industrial de Santander, Alvaro Ramírez García, de pedir la renuncia a los 7 subgerentes científicos del Hospital Universitario tiene a los estudiantes de salud en paro indefinido. Para Ramírez, debe replantearse la estructura de gobierno del Hospital, debilitada con el modelo actual, mientras que los estudiantes defienden la figura y piden un gerente de la comunidad universitaria.

En medio está el riesgo de que, en 201, el hospital no logre la acreditación requerida y pierda su condición de universitario, y para ello se requiere gestión, recursos y obras de infraestructura.

Mientras continúan las protestas, Óscar Araujo Quintana, representante estudiantil ante el Consejo Superior de la UIS, y vocero de la MANE, declaró que “vamos a luchar para que el Hospital quede en manos de la UIS, ese es nuestro principal objetivo. Es lo mejor que puede pasar para salvarlo”.

El rector confirmó públicamente que había solicitado la renuncia de los siete subgerentes, por las dificultades en el ambiente de gobierno del centro de salud, que imposibilitan trabajar los compromisos de garantizar la habilitación, acreditación y prstación del buen servicio para defender los derechos a la salud, a la vida y a la educación.

Según lo expuesto por Fabio Bolívar Grimaldos, quien hasta hace unos meses se desempeñaba como subgerente de servicios médicos del HUS, “con las condiciones actuales, desde la parte científica estamos casi seguros de que el Hospital no podrá obtener su acreditación de calidad”.

La situación llevaría a que de manera automática, el Hospital perdiera su condición de universitario, además de perder los recursos asignados a través de la estampilla y dejaría de ser un hospital para hacer prácticas.

El ex subgerente científico reiteró que contrario al panorama optimista presentado por los administrativos del HUS, el proceso de acreditación enfrenta dos grandes aspectos en contra.

A su juicio, uno de ellos es el demorado avance en las obras de reforzamiento estructural, pues “si bien los trabajos iniciaron hace más de dos años, no van ni a la mitad... así como van, las obras no se alcanzan a terminar antes de solicitar la acreditación y será un gran punto en contra”.

El galeno señaló que los trabajos estructurales que se adelantan “sin la adecuada planeación”, han llevado a que los pacientes sean atendidos “en condiciones lamentables, sin la calidad que se debería”.

Evidencia de ello sería la situación actual del servicio de urgencias: “locativamente no da abasto para atender el volumen de pacientes que recibe a diario, además las salas de cirugía son bastante reducidas”.

De acuerdo con Bolívar Grimaldos, debido a los arreglos locativos “el personal asistencial debe improvisar la atención. La principal falla es que en su momento no se definió un plan de contingencia y se desarrollan las obras al tiempo que se presta la atención a los pacientes, llevando a que la prestación de los servicios sea un caos”.

Cambio del personal

Por su parte, la segunda situación que estaría restando posibilidades para cumplir con los criterios de calidad requeridos tiene que ver con el permanente cambio del personal.

Según la denuncia del ex subgerente científico, “gente clave para los procesos en la institución es cambiada constantemente. Sale gente muy entrenada y llega otra que desconoce totalmente los procesos, lo cual termina frenando todo”.

La solución, de acuerdo con Bolívar Grimaldos, estaría en aumentar el personal de planta: “si se hace un estudio de las necesidades reales del Hospital, estoy seguro de que les sale más económico y se solucionaría el problema grave de movilización del personal”.

La acreditación no son solo obras: Gerente

Eimar Sánchez Sánchez, gerente del Hospital Universitario de Santander, afirmó que “la acreditación no es solo de obras sino de un mejoramiento continuo... no es un tema de tres o cuatro personas, ni de algunas obras”.

El directivo sostuvo que “es un conjunto de aspectos y en este momento hay 200 personas aproximadamente que han sido entrenadas o capacitadas para asumir el reto de la acreditación”.

Y agregó que “la acreditación depende de todos los que trabajen en el Hospital sin importar la vinculación que tengan… no es cierto que si se van dos o tres personas se va a dañar el proceso. La cabeza visible, aparte de la misma gerencia, es la oficina de calidad”.

Finalmente, Sánchez Sánchez aseguró que no hay razones para que los científicos manifiesten que no se cumplirá con los criterios para ser acreditados: “tenemos el tiempo suficiente para corregir lo que se deba corregir, las obras de reforzamiento eran necesarias y estarán terminadas justo antes de que presentemos nuestra última autoevaluación”.


Otras obras en el HUS

1 Construcción de la UCI pediátrica y neonatal: con esta obra se pasará de 8 a 58 UCI pediátricas y neonatales. El valor es de $2.159 millones.

2 Hemocentro: los trabajos se encuentran en un 41% de avance. Las instalaciones permitirán aumentar la capacidad de almacenamiento de sangre y por ende mayor fluidez de donantes y capacidad de reacción ante una eventual catástrofe. Su costo es de $2.969 millones

3 Suministro e instalación de cuatro ascensores camilleros principales: Ejecutado en su totalidad.

4 Construcción y adecuación del área de mantenimiento y sus oficinas: Se encuentra en un 42% de ejecución.

5 Adecuación y remodelación del área de oncología: Culminado.

6 Construcción de la central de urgencias: Actualmente tiene una capacidad de 48 camas y se prevé aumentar a 109 camas. El proyecto se encuentra a la espera de iniciar.

Las peticiones de los estudiantes

A corto plazo:

- La solución inmediata a las precarias condiciones en las que se están atendiendo a los pacientes del HUS.

- Definir de manera clara el tiempo en el cual se va a terminar el reforzamiento antisímico del Hospital.

- Realizar un estudio serio de cuánto cuesta contratar el personal asistencial de planta que necesita el Hospital, según lo establece la norma.

- Que las subgerencias sigan a cargo de la comunidad académica.

- Renuncia del gerente del HUS y nombramiento de un gerente de la comunidad universitaria.

- Conformar una comisión para hacer seguimiento del proceso de acreditación, en la que participen estudiantes y se presenten informes cada dos meses.

A mediano plazo

- Finalización de las obras de reforzamiento.

- Puesta en marcha de la planta de personal asistencial.

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas