martes, 12 de abril de 2011

Las amenazas, presiones y paros invaden a Unicórdoba



Amenazas, presiones de los grupos al margen de la ley, paro de trabajadores y de profesores forman parte del panorama que vive actualmente la Universidad de Córdoba.

El mismo rector, Emiro Madera Reyes, confirmó que el decano Daniel Salas recibió una llamada por parte de grupos al margen de la ley, concretamente a nombre de las Auc, para que les llevara a un sitio determinado cuatro cajas de Epamol, un medicamento que sirve para curar la hepatitis.
Explicó que cada una de estas cajas tiene un valor de 860 mil pesos y que la solicitud de las mismas la hicieron a través de una llamada telefónica.

Madera Reyes confirmó que al parecer estas prácticas antes eran muy comunes en la Universidad de Córdoba pero que desde su administración es el primer caso de llamada extorsiva que se registra.

“Hemos evaluado la situación. El decano Salas es una persona honorable, un hombre que se ha hecho a pulso y uno no entiende una solicitud de esta magnitud”, indicó el rector aduciendo que espera los resultados de las autoridades legales.
Reiteró que en la Universidad no hay grupos al margen de la ley e insistió en que las distintas fuerzas externas deben dejarlos trabajar.



INCONFORMIDAD DE TRABAJADORES

Los trabajadores de la Universidad de Córdoba se de4clararon en asambleas permanentes tras la decisión del rector de hacer un concurso para proveer los cargos que requiere la institución y así eliminar las bolsas de empleo y los provisionales.

De acuerdo con lo señalado por el presidente del sindicato de trabajadores de Unicórdoba, Álvaro Vélez, la asamblea se decretó por “La situación del conflicto no está resuelta y a eso se le suma la implementación de la nueva planta con base en el estatuto de personal administrativo del ex rector Sánchez Parra”.

En otras palabras no están de acuerdo que los 61 trabajadores provisionales que llevan hasta 17 años en el cargo sean sometidos a concurso abierto, sino interno, en consideración a que su condición de provisionalidad obedece a una responsabilidad de las administraciones y no de los trabajadores.

Con relación al tema el rector de la Universidad de Córdoba, Emiro Madera, dijo que la institución no está paralizada y que las razones de los sindicatos son esencialmente políticas.
Dijo que están solucionando una situación de ilegalidad  y que los trabajadores tienen el temor natural de perder sus puestos si no ganan el concurso.

“Estamos por fuera de la práctica clientelista. Hay 300 trabajadores por bolsa de empleo y estos serán nombrados pero debo convocar a concurso de méritos”, indicó el rector.
“Ellos deben entender que esto no obedece a la lógica de méritos políticos y todas mis actuaciones han estado ajustadas a derecho”, indicó el funcionario.



TAMBIÉN LOS PROFESORES

Los profesores también están en Asamblea y solo la levantarán cuando haya un diálogo constructivo con el rector.

Hicieron duras críticas a las condiciones en las que se está desarrollando la academia en la actualidad.

José Gabriel Flórez, presidente de la Asociación de Profesores Universitarios, Aspu, indicó que 150 trabajadores de tiempo completo están pidiendo cambios contundentes en aras de mejorar la academia.

Indicó el vocero sindical que hay una serie de irregularidades que deben ser investigadas por los organismos de control pero a escala nacional como la Procuraduría y la Contraloría.

Dentro de las irregularidades citó problemas la falta de dotación de laboratorios, insuficiencia de estructura física para la población estudiantil, obsolescencia en redes de comunicación, cierre de laboratorios por mal estado.

Indicó además que no hay apoyo efectivo a doctorados y maestrías y que los grupos de investigación han decaído, además de tomarse decisiones por encima del comité central de investigación.

Se refirió además a la escogencia prácticamente a dedo de los decanos.

El rector Emiro Madera también se refirió a la protesta de los profesores señalando que es un estrecho círculo porque de los 650 profesores que hay solo 40 están en protesta.

“Es una actitud irracional la de los docentes y lo que hay detrás es una racionalidad politiquera”, indicó Madera Reyes.

Dijo que uno de los motivos de la inconformidad es la elección de decanos. “A Aspu le molesta que no le pedí los candidatos a ellos, no hubo clientelismo. Los decanos han sido nombrados por el consejo superior de acuerdo a la calidad de las propuestas".

Fuente: El Universal

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas