jueves, 3 de noviembre de 2011

Vuelve a potenciarse el movimiento estudiantil español.

 Asamblea en la Universidad de Sevilla
Por: Daniel Trenado

El movimiento estudiantil vuelve a potenciarse a nivel estatal, con la vista puesta en la que pretendemos conseguir que sea una Huelga General de Educación el día 17 de Noviembre. De momento, ya somos varias universidades las que hemos apoyado la huelga (Barcelona, Madrid, Sevilla y Granada). Ahora nos queda que el resto se pronuncien a favor, así como sumar al personal docente e investigador y al de administración y servicios de la Universidad.

La convocatoria de huelga del 17N se basa en tres principios fundamentales: la lucha por la gobernabilidad en la Universidad, en contra de la subida de tasas a partir de la segunda matrícula, y contra la precariedad laboral.
Respecto a la gobernabilidad universitaria, esta protesta viene motivada por la concesión de poderes antes inusitados al Consejo Social, organismo formado por representantes políticos y grandes empresarios, hasta el punto de que la presidenta en Andalucía es la hija de Emilio Botín. El hecho de que se pretenda que un órgano así, centrado en sus propios intereses mercantilistas, decida de espaldas a la comunidad educativa es una imposición antidemocrática que no podemos permitir.

El otro factor es la subida de tasas, de modo que se pretende subir exponencialmente el precio de las segundas y terceras matrículas. Para que nos hagamos una idea, una tercera matrícula en una asignatura de seis créditos puede alcanzar los 500€. Algo imposible de asumir para el hijo de cualquier trabajador, si bien no para las clases altas, lo que acabaría desembocando en una elitización de la enseñanza pública.

Con vistas a informarnos de todo esto se convocó a los alumnos de la Universidad de Sevilla el miércoles 26 de Octubre a una asamblea en el Rectorado. El acto fue más que interesante, muy distinto a los que estamos acostumbrados. Probablemente sea por la influencia del 15M, pero la conciencia asamblearia estaba mucho más implantada que en ocasiones anteriores: la gente sabía mejor cómo actuar, el nivel de formación política era mucho mayor y, sobre todo, se veían muchas intervenciones llamando a la solidaridad con los colectivos de trabajadores. Sin duda ha sido una gran mejoría; tuvimos desde colectivos pidiendo apoyo en sus manifestaciones a profesores afectados por el decreto 302 de la Junta de Andalucía, o a representantes de colectivos trabajadores que nos contaban sus experiencias. Sin duda es un gran paso para el movimiento estudiantil empezar a luchar codo con codo con los trabajadores, un paso que supondría un incremento de nuestra fuerza de acción individual. Durante la Asamblea se procedió a tomar diversas decisiones, la mayoría de ellas encaminadas a la preparación de la huelga del 17N y a mejorar la organización de los alumnos y las organizaciones estudiantiles.

Lo que seguro más nos sorprendió a todos llegó a la hora de planear acciones ante la huelga, cuando un compañero propuso un encierro el día antes para ganar en visibilidad. Entonces otro compañero saltó a proponer un encierro ese mismo día, como paso previo a organizarnos allí mismo y empezar a luchar cuanto antes. Esto, que hace unos meses no hubiera tenido gran repercusión, nos hizo animarnos a muchos y asegurar nuestra asistencia, de modo que a la hora acordada en torno a 150 estudiantes estábamos listos para ocupar el rectorado de la Universidad de Sevilla. Durante toda la noche estuvimos discutiendo juntos sobre cómo organizarnos (en grupos de trabajo por campus y un comité central), qué acciones llevar a cabo, etc. De hecho, creo que todos salimos de allí enormemente satisfechos, mejor organizados y pletóricos por la actividad que teníamos por delante, pese a llevar toda la noche sin dormir.

Para aquellos que queremos impulsar el movimiento estudiantil y llevarlo un paso más allá, esta es una gran noticia. Nadie podría haber imaginado que surgiera un nivel de combatividad y organización tal en tan solo unas horas, donde antes había una asamblea informativa por la subida de tasas, la precariedad laboral y el gobierno de la Universidad.

Ahora nuestro gran reto es conseguir que los sindicatos se unan a la lucha, convocando a los trabajadores para conseguir que sea una Huelga General de Educación, y no una simple huelga de estudiantes. Solo de este modo podremos presionar para que seamos los estudiantes y el personal universitario quienes realmente controlemos la dirección de la universidad, impidamos la abusiva subida de tasas a partir de la segunda matrícula y podamos optar a un futuro laboral digno.

Desde los estudiantes de En lucha no podemos menos que apoyar con contundencia este nuevo paso del movimiento estudiantil. No en vano, varios de nuestros militantes han participado en la constitución de este proceso y seguirán durante todo su recorrido avivándolo y aplicando su experiencia.

Daniel Trenado es estudiante en la Universidad de Sevilla y militante de En lucha.

               En Lucha

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas