jueves, 29 de noviembre de 2012

Comunicado de los comerciantes de la UdeA sobre las amenazas de muerte


Gustavo Marulanda, asesinado por el terrorismo de Estado en 1999

El pasado 21 de noviembre circuló entre la comunidad universitaria un panfleto amenazante el cual exigía el pago de extorsiones a los comerciantes, a nombre de la banda de los Urabeños.

Según esta amenaza la organización firmante utilizará estos recursos para ejercer el control social y político en todo el campus universitario. 

Hacemos un llamado urgente sobre las implicaciones de este tipo de prácticas ya que éstas, no solo están en detrimento de la prestación de los servicios comerciales, sino que también atentan gravemente contra la esencia de la universidad misma en todos sus aspectos: autonomía universitaria, libertad de cátedra, pensamiento crítico, libre circulación, derechos de reunión, asociación, protesta y en general los derechos humanos, se ven gravemente afectados por este tipo actos.

Este “impuesto de guerra” es el recurso cuyo destino refuerza una dinámica en la cual todos somos víctimas de mecanismos cuya lógica es el miedo que se expresa en extorsiones, amenazas, señalamientos, desplazamientos forzosos, asesinatos selectivos, masacres,  entre otras.

Ya nuestra historia demuestra que las concepciones tiránicas de justicia de estas bandas paramilitares y su supuesta “lucha por el pueblo” han generado consecuencias catastróficas manifestadas en ríos de sangre. 

En nuestra memoria como comunidad universitaria se encuentran hechos o más bien tragedias que no debemos olvidar, entre los que destacamos asesinatos y desapariciones de miembros de nuestra universidad, recordemos a Héctor Abad, Fernando Barrientos, Jesús María Valle, Gilberto Agudelo, Leonardo Betancur, Luis Felipe Vélez, Gustavo Marulanda entre muchos otros.

Igualmente no podemos olvidar el cobro de extorsiones que se les impuso según la nomina a profesores y empleados. También recordamos el control ejercido por grupos paramilitares que limitaron las expresiones culturales, sociales y políticas, hasta el punto de intervenir la vida privada y el desarrollo de la personalidad de quienes conformamos la comunidad.

Por ello hacemos un llamado a defender la universidad pública y sus valores, a fortalecer nuestro tejido como una comunidad que en su diversidad, se mantiene unida para enfrentar de manera solidaria y pacífica, este tipo de agresiones las cuales se reproducen tristemente el el resto de la ciudad y del país y de paso recordamos que la convivencia y la armonía no deben ser el resultado imposiciones externas sino construcciones colectivas donde participamos todos haciendo ejercicio de nuestro derecho de autogobierno.

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas