domingo, 24 de febrero de 2013

Un día y una noche con Ana Rita. El amanecer de los trabajadores en huelga



Desde el pasado miércoles 20 de febrero el gremio de los trabajadores en la Universidad Nacional de Colombia se declararon en asamblea permanente. Esta es la historia de una de tantas mujeres que con valor han decido asumir esta tarea pensando en el futuro de su familia y de los nuevos trabajadores.



Una gran carpa roja, ubicada sobre el anillo vial a la altura de la entrada por la calle 26, es el punto de encuentro para los cientos de trabajadores que decidieron cesar sus actividades laborales y bloquear los edificios de la más importante universidad del país. Allí se guardan los equipos de sonido, el mercado, el material para hacer propaganda y algunos sillones en los que se turnan para descansar. Cada facultad de la universidad, o dos en caso de que sean pocos los trabajadores, se encarga de asumir la administración de estos elementos por turnos de 24 horas a partir de las 6:00 a.m. 


Desde la revisión de las porterías, los ingresos a los lugares en donde hay material vivo, las comidas, el tinto, los carteles... Todas estas actividades se reparten indiscriminadamente entre hombres y mujeres que han decidido hacer un alto en sus vidas familiares y personales para hacer sentir su voz de protesta ante los inequitativos salarios y la violación sistemática a sus derechos laborales. 

Ana Rita Rodríguez, una programadora de sistemas, madre de 3 hijos y vinculada como trabajadora desde hace 28 años a la universidad, ha pasado varias noches en vela en la carpa roja rodeada de sus compañeros sindicalizados como último mecanismo para exigir una mejora salarial así como en 1996 cuando se realizó la última protesta de los trabajadores y que duró más de 40 días. 

La mañana transcurre lentamente. Algunos trabajadores, unos cuantos estudiantes y un incauto celador se acercan al lado de la carpa en donde está el fogón en busca de una taza de tinto o aromática mientras el sol se abre paso por el frío cielo capitalino. Por fin cerca de las 9:00 de la mañana, las inmediaciones de la carpa se van llenando de trabajadores para dar inicio a la asamblea diaria. Se presentan saludos de otros sindicatos nacionales e internacionales, se informa sobre la situación en otras sedes de la institución y se hace el listado de las actividades del día. Mientras algunos comienzan a organizar lo que será un almuerzo para 400 personas; otros dan vía libre a los juegos de mesa, entre ajedrez, parques y juegos de cartas, la mañana se acaba. 

Son muchos los que se ven beneficiados de la olla comunitaria: estudiantes que conociendo o no del paro deciden pegarse una pasadita por el lugar a ver en qué va la situación y trabajadores de otras dependencias que posiblemente ante la lejanía de su lugar de residencia no están dispuestos a desaprovechar un almuerzo gratis. Lo cierto es que poco a poco las enormes ollas van quedando vacías mientras las filas para lavar los platos van creciendo. 


Las tardes se dedican a realizar actividades culturales. Entre conciertos, clases o demostraciones deportivas, charlas académicas, marchas o mítines, se pasan las horas mientras el sol se pierde de vista en el horizonte y las estrellas comienzan a iluminar el cielo de la capital. 

La noche requiere de mucha más organización. Se realiza una breve reunión en la que se consigna un listado con las personas que pasarán la noche en la carpa. Lentamente la lucha ha trascendido las reivindicaciones laborales y algunos estudiantes se han unido también a la causa. Por lo tanto otras carpas más pequeñas rodean a la principal. Aclaradas las normas básicas como la prohibición de sustancias alcohólicas o drogas, se nombran los grupos que realizarán rondas periódicas por toda la universidad para evitar que personas ajenas a la misma se encuentren dentro de las instalaciones después de la hora de cierre. 


En la noche, cuando el cansancio comienza a hacer de las suyas, entre un tinto y las canciones sociales de fondo, Ana Rita puede al fin sentarse un rato y contar las historias de su familia. Los recuerdos que se le vienen a la mente de su infancia en compañía de su padre sindicalista. Los mensajes de apoyo de sus hijos, que por estar ya mayores pueden prescindir unas horas de su madre respetando y valorando la lucha de ella y de sus compañeros. Las ideas que tienen para articular la protesta con la que vienen dando los estudiantes a través de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil. Las aspiraciones personales en cuanto a los resultados que pueda traer el paro y las miles de historias que quienes deben hacer casi que magia para sobrevivir con poco más de un mínimo cada mes. Estos son los temas de conversación con los que se pasan las horas y el frío de la madrugada. 

Las rondas a esas alturas de la noche, ya próximas a la salida del sol, deben hacerse con una buena ruana o una cobija y por supuesto un buen pocillo de tinto. Es el momento justo para hablar sobre las reivindicaciones de luchas pasadas y de la actual coyuntura: la nivelación salarial y el régimen disciplinario propio, la posibilidad de la carrera administrativa, el estatuto general de los trabajadores, la tercerización laboral, los regímenes especiales de contratación, entre otros atropellos que se vienen cometiendo en contra de uno de los sectores más importantes y quienes mantienen en pie la universidad. 

Es hora de ir haciendo inventario y aseo general para entregar la carpa en las mismas condiciones que se recibió el día anterior. Y aunque en un principio se podría pensar que son los hombres quienes más involucrados se ven en la lucha sindical, Ana Rita aclara con sus propias palabras: “Hay algo muy curioso y es que las mujeres tenemos más compromisos en los hogares, pero las mujeres somos las que más abiertamente asumimos los compromisos de la carpa, más directamente para la quedada”. 

Ya van a ser las 6:00 de la mañana y mientras comienza a llegar el nuevo grupo que asumirá la responsabilidad de la carpa, Ana Rita recoge sus pertenencias y se dispone a marcharse para pasar unas cuantas horas de descanso en su casa para volver a la universidad a continuar con la rutina una vez más. 

Cindy Lopera
Prensa Universidad

desde las aulas hacia Colombia

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas