lunes, 27 de mayo de 2013

México: Golpe contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Oaxaca


En un México tan lastimando por la violencia, importa más fabricar culpables y castigar inocentes para darle a la sociedad una efímera noción de seguridad.

Hay un duro golpe en proceso contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca.

La semana pasada fueron detenidas doce personas acusadas del secuestro de dos menores en Oaxaca, cuatro de ellas agremiadas a la Sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). 

Los medios no tardaron en criminalizar. Cual vil nota roja, en la primera plana de algunos periódicos podía leerse: MAESTROS SECUESTRADORES.

Nadie habló de las inusuales formas de detención. Los presos fueron literalmente secuestrados de sus hogares en Oaxaca, desaparecidos durante largas horas y presentados en la Ciudad de México. Cuando aparecieron, presentaron signos evidentes de tortura.

La presunción no hace culpables, los fuertes indicios de un supuesto crimen no son evidencias, pero en México se es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Al sospechar de una desaparición forzada, el magisterio oaxaqueño marchó para exigir la presentación con vida de sus compañeros. Basta con recordar la desaparición del profesor Carlos Rene Román Salazar para saber que los profesores son víctimas constantes de crímenes de Estado. 

Inmediatamente, los medios se encargaron de estructurar las teorías conspirativas: "Guerrilla Urbana", "son facciones del EPR".

Hasta el momento no hay evidencia firme que haga siquiera sospechar de la participación de grupos guerrilleros en el secuestro, todos los nexos que citan son circunstanciales. 

En este caso la verdad no importa, la versión de los detenidos tampoco, mucho menos sus derechos. En un México tan lastimando por la violencia, importa más fabricar culpables y castigar inocentes para darle a la sociedad una efímera noción de seguridad.

Son culpables o no, aún no se sabe y tal vez jamás se sabrá con certeza, porque incluso cuando la PGR llegue a una resolución, jamás podremos asegurar que sus conclusiones son ciertas.

No hay certeza de que exista un juicio justo, porque en México la justicia es para unos cuantos. ¿Si fueran los hijos de Juana Pérez y no Juan José Álvarez Candiani se hubiera usado tal operativo e inteligencia policial?

Permítame dudar.

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas