viernes, 9 de agosto de 2013

Estados Unidos: Despedidos por enseñar democracia.


Traducción: Clayton Conn

En Estados Unidos, la batalla entre el alcalde de Chicago y el sindicato de profesores llegó al despido de centenares de educadores.

Estados Unidos. A la decisión de cerrar 50 escuelas públicas de Chicago siguió una ronda masiva de despidos: 2 mil 113 empleados, incluyendo a cerca de mil profesores sindicalizados. Combinado con el cese de 850 trabajadores más en junio, suman casi 3 mil personas que perdieron el empleo, a mitad de los cuales son maestros. El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, y el Consejo de Educación describen la reformulación drástica del sistema de escuelas públicas como una forma de garantizar que los estudiantes de los barrios más pobres y desatendidos reciban una educación de primera calidad con los mejores maestros, pero los críticos cuestionan el objetivo de fondo, dado que muchos profesores de alta cualificación y personal galardonado han sido despedidos.

Un ejemplo es Xian Barrett, un historiador y maestro de derecho en la preparatoria Gage Park, en el sur de la ciudad, que recibió un aviso de despido a finales de julio. En 2009, Barrett fue merecedor de honores y un premio del Departamento de Educación estadunidense por sus méritos y formas ejemplares de enseñar. Como señala el sitio web de la institución federal, Barrett fundó una organización de justicia social liderada por jóvenes de toda la ciudad llamado Chicago Youth Initiating Change, que llevaba a los estudiantes a Nueva Orleans para viajes de servicio social y a eventos organizados en ciudades hermanas con escuelas japonesas. El sitio web describe su filosofía de enseñanza: “Antes de que los estudiantes pierdan interés en su instrucción, les preguntamos lo que les apasiona y trabajamos con eso, pues su aprendizaje les pertenece”.

El alcalde Rahm Emanuel culpó de los despidos en gran parte a los pasivos de pensiones de los maestros, que alcanza 600 millones de dólares este año, pero muchas personas consideran que los despidos son un ataque a los profesores del sindicato de Chicago, que ha chocado duramente con Emanuel y funcionarios escolares, sobre todo en una huelga de ocho días en septiembre de 2012 que ganó la atención nacional.

Barrett es uno de los que ven a los despidos y cierres de escuelas como parte de un plan más amplio para reducir el tamaño y el poder del sindicato de maestros y para reemplazar las escuelas públicas regulares con las escuelas privadas no sindicalizadas. Fue de los primeros miembros del Caucus de bases Educadores (CORE), el grupo que ganó el liderazgo del Sindicato de Maestros de Chicago en el las elecciones sindicales en 2010, y se convirtió en una espina en el costado de Emanuel después de que asumió el cargo en mayo de 2011.

Barrett ve los movimientos de la administración como un ataque a los estudiantes que exigen que sus voces sean escuchadas en el debate sobre el futuro de la educación en Chicago. “[Los administradores] ciertamente no están felices con la actividad sindical, pero cuando veo a quiénes despidieron, parece que se dirigen a los aliados de los estudiantes de una manera aún más agresiva que contra el sindicato,” señaló Barrett, de 35 años, a In These Times. “Vivimos en una época en que ser cruel con los trabajadores públicos es aceptable en algunos aspectos, sobre todo con ​​personas de color. Pero con los estudiantes no se te permite ser tan explícito al respecto. Así que cuando los jóvenes van a las reuniones del consejo y se oponen a ellos una y otra vez, los administradores sienten que tienen que hacer algo y no pueden ignorarlo”.

No hay evidencia de que maestros en específico sean objeto de los despidos masivos, pero como las relaciones entre maestros y administradores sindicales han vuelto cada vez más polémicas en los últimos años, el sindicato de maestros teme que se eliminarán los puestos de trabajo o que no serán recontratados si son vistos como activistas o agitadores.

Barrett, como parte de su filosofía de enseñanza de empoderamiento estudiante, fomenta el activismo estudiantil tanto en la escuela como fuera de ella. Lideró a los estudiantes en la discusión de casos reales relacionados con la justicia penal con su familia, amigos y vecinos-una práctica que, según él, a menudo descubre los “ejemplos concretos de alto nivel de violación de derechos constitucionales en sus barrios: búsquedas arbitrarias, crueles e inusuales castigos y juicios extravagantes”.

Barrett también creó lecciones sobre la participación ciudadana directa en la escuela. Los estudiantes hablan con frecuencia sobre “derechos de los estudiantes”; encuestó a sus compañeros acerca de los cambios que les gustaría ver y presionó con éxito para una política de detención más transparente.

Barrett ha llevado a los estudiantes en las excursiones a reuniones del Consejo de Educación, donde se vive de primera mano el debate amargo en Chicago sobre el cierre de escuelas y sobre las pruebas estandarizadas. Barrett indicó que después de estos viajes de estudio, algunos estudiantes continuaron asistiendo de forma independiente. Él piensa que es una de las principales razones por las que fue despedido de un antiguo puesto en la preparatoria Percy L. Julian en 2010, donde le dijeron que su puesto fue eliminado en un rediseño. Sospecha, aunque no tiene pruebas, que ser un promotor de los estudiantes pudo ser un factor en su despido.

Después de perder su trabajo en Julian, Barrett trabajó para el sindicato como director político y cabildeó en el capitolio del estado en el momento de la legislación, conocida como SB7, que sentó las bases para la batalla de Emanuel con el sindicato de maestros. Barrett tomó un trabajo en la secundaria Gage Park en 2011.

Por extraño que parezca, Barrett se enteró de que había perdido su puesto de Gage Park por su madre- por algún motivo desconocido, funcionarios de la escuela llamaron a su número de emergencia para avisarle del despido. Su madre está profundamente familiarizada con el contexto, pues fue directora de la Asociación de Educación Nacional de la Organización en Urbana-Champaign, Illinois, y su padre es un historiador laboral.

En el futuro, Barrett planea permanecer en la educación, pero trabajando en una fundación o en la organización, en lugar de en el salón de clases, al menos en el futuro próximo. Hablando con In These Times tres días después de perder su trabajo, suena extrañamente cansado y abatido. Predice una creciente oposición popular a los planes del ayuntamiento para las escuelas, pero le preocupa la forma en que esto se traduzca.

“El propio alcalde es muy impopular, pero tiene una verdadera dictadura en la que la libertad de expresión es atacada y no hay proceso democrático que involucre a las escuelas en absoluto”, señaló. “Los dictadores tienen derecho a controlar, aunque el 95 por ciento de las personas se oponen a ellos. Se ha vuelto tan malo en Chicago que la gente está cada vez menos interesada ​​en los procesos democráticos, y eso ayuda al gobierno a mantener el control”.

“Creo que si yo hubiera enseñado de otra manera, todavía tendría mi trabajo”, añadió Barrett. “Pero no tengo ninguna queja sobre la forma en que enseñé a los estudiantes. Tenemos que recordar por qué estamos aquí y lo que creemos”.

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas