lunes, 12 de agosto de 2013

“Por un voto de confianza en lo nuestro” La UD no se fragmenta.

La UD se encuentra envuelta en un juego de intereses burocráticos y corruptos que se pueden evidenciar en los constantes atropellos de los que la comunidad universitaria es víctima, especialmente el estudiantado, ya que la información que debe ser suministrada por las administrativas no llega y la limitante dentro de la toma de decisiones hace que este se convierta en una pieza de ajedrez que las administrativas van moviendo a su antojo en medio de la arbitraria forma en que manejan y guían el rumbo de la universidad.

Mientras el estudiantado recibe sus vacaciones luego de un arduo semestre de duro trabajo y estudio, las administrativas idean una nueva cantidad de resoluciones para aprobar en estas mismas fechas, como lo han venido haciendo ya hace un tiempo. No es raro que mientras tenemos la inactividad académica, las administrativas se dediquen a construir y aprobar a espaldas de todo el mundo resoluciones que pretenden aprobar sin mayor participación, como querían hacer con la Resolución No. 031 de 2012, en la que se recortarían los cupos de la facultad de Ciencia y Educación y Administración Deportiva a la mitad. Hoy el turno es para la Resolución No. 417 de Julio de 2013, donde los proyectos de Licenciatura en Pedagogía Infantil y Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Humanidades y Lengua Castellana terminan siendo víctimas de las faltas en el plan de contingencia construido por las administrativas al ser trasladados de la facultad a la sede de la Calle 58 B con Carrera 17, además de que violan los acuerdos a los que se llego en asamblea triestamentaria en el año 2010, donde se exigía que ningún proyecto curricular saldría de la facultad mientras se desarrollaban las adecuaciones pertinentes de la misma. Claro ejemplo de la falta de garantías es el proyecto de Licenciatura en Matemáticas que luego de salir de la facultad con unos acuerdos firmados por todas las instancias administrativas siguen fuera, demostrando como lo dijo el propio decano de la facultad que “lo provisional se convierte en permanente”.
Los proyectos de LPI y LEBEHLC se encuentran hoy en procesos asamblearios por la arbitrariedad en la toma de decisiones y la descarada forma en la que se mofan las administrativas cuando el estudiantado exige participación activa en las mismas, sumándole a esto las precarias condiciones en que deben asumir el semestre en la sede a la que pretenden trasladarlos, donde cuentan solamente con 10 salones, que en realidad son los cuartos de una casa; un baño de hombres y uno de mujeres, con solo 3 cubículos; poco espacio para el esparcimiento y la espera ante los enormes huecos que tienen dentro de sus horarios y qué decir del restaurante que se encuentra dentro de un cuarto en el que no caben ni 20 personas, teniendo en cuenta que son aproximadamente 1500 personas las que pasarán a habitar la casa-universidad. Hoy estos proyectos y la facultad de Ciencias y Educación se encuentran indignados porque estas acciones responden a la implementación de la lesiva reforma académico-administrativa que pretende eliminar la facultad y desechar el desarrollo pedagógico que tanto le ha costado construir y mantener a la comunidad universitaria durante tantos años.

Por eso las y los estudiantes no solo se han dedicado a denunciar, cosa que ha sido bastante importante, también han adelantado espacios informativos y decisorios en los que ha salido una propuesta a nivel de facultad que se presentó VIERNES 9 DE AGOSTO EN ASAMBLEA TRIESTAMENTARIA, en esta propuesta se exige la devolución de los espacios de la sede B de la Macarena, en donde funcionan hoy las oficinas de los proyectos curriculares, para el desarrollo en espacios adecuados de la vida académica. En este espacio se cuenta con 19 salones que sumados al número de salones que se encuentran prestos a recibir al estudiantado cotidianamente en la sede A de la Macarena suman un total de 57 salones, frente al lugar que ocuparán las administrativas y las oficinas de los proyectos se proponen los espacios de estudio que se encuentran en el ala norte y que en estos momentos solo alojan escritorios y cosas guardadas, ya que ni siquiera podemos utilizarlos para lo que están proyectados. Es necesario recordar que esta solución solo trata de responder de manera casi que inmediata las problemáticas que las administrativas se han encargado de agudizar al no desarrollar ni siquiera un plan de contingencia respetable y que no es una solución a los graves problemas estructurales que se viven en la UD, que de hecho se deben asumir con todo el amor al espacio que nos ha acogido y que se espera continúe acogiendo a miles de jóvenes.

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas