miércoles, 6 de febrero de 2013

Graves irregularidades ponen en duda el proceso de admisión en la Universidad de Caldas


Manizales, 4 de febrero de 2013

En medio de un accidentado proceso de admisión en la Universidad de Caldas, en el que no se alcanzó a completar ni siquiera el 80% de los cupos para nuevos estudiantes antes del inicio de clases, se han detectado severas irregularidades en la liquidación de las matriculas de algunos estudiantes. Como si los elevados costos que impuso el nuevo acuerdo de matriculas en la institución no fueran suficiente, a los estudiantes y a sus familias les ha tocado padecer de forma recurrente desinformación sobre los procedimientos, requerimientos contrarios a las normas de la institución y anomalías en la aplicación de las formulas para liquidar las matriculas. Numerosas denuncias verbales y escritas, y hallazgos de órganos de la institución, nos indican que este tipo de acciones han sido sistemáticas, responden a orientaciones superiores y no son simples errores o caprichos de los funcionarios.

Se ha señalado por parte de estudiantes y padres de familia, que al momento de entregar documentación sobre los ingresos familiares, funcionarios de la institución les han exigido reportar más ingresos de los que realmente perciben. En uno de los casos, la familia preocupada por la posibilidad de perder el cupo de su hija si no hacían lo que el funcionario les exigía, agregó a sus ingresos reales cerca de $ 400.000 adicionales, calculando en dinero la ayuda en especie que reciben por parte de los abuelos de la estudiante. Este hecho fue confirmado por la familia en visita domiciliaria realizada por funcionarios delegados del Comité de Matriculas de la institución (ver en http://goo.gl/zWQcQ). Evidentemente la exigencia de adicionar más ingresos a los reportados por la familia busca incrementar el monto final de la matricula del estudiante, ya que en el cálculo realizado con base en el acuerdo de matriculas, los ingresos familiares son el factor determinante al tener un peso del 75%, mientras el estrato representa el 25%.

Se han dado otros hechos relacionados con el aumento artificial de los ingresos, como el cálculo irregular de los ingresos anuales, yendo en contravía de las formulas contenidas en el acuerdo de matriculas. Pese a que el acuerdo de matriculas estipula que los ingresos familiares deben tomarse anuales, es decir, sobre la base de lo realmente percibido por los miembros de la familia con independencia de que hayan trabajado parcialmente o de forma constante durante el año, los cálculos realizados por funcionarios de la universidad elevan artificialmente estos ingresos. Es así como a un padre de familia que laboró durante 6 meses en el año y percibió en total $ 3`957.478, se le calculó ingresos por más del doble gracias a operaciones consistentes en dividir los $ 3`957.478 entre 6 (aparentemente los meses en que trabajó) y después multiplicarlo por 13 (aparentemente los 12 meses del año más un mes adicional por primas). De esta manera se calculó que los ingresos anuales no eran los $ 3`957.478 reportados, sino $ 8`574.540 (ver en http://goo.gl/iB1ZR). En otro caso, pese a que el certificado laboral de uno de los padres del estudiante indica que por 6 meses y medio de trabajo había percibido ingresos por valor de $ 5`071.667, se aplicó el mismo procedimiento irregular y estos ingresos fueron calculados en $11.050.000 (ver en http://goo.gl/IYTlS). Como estos dos casos, se han detectado en el Comité de Matriculas por lo menos 20 más, lo que nos permite pensar que cientos de familias pueden haber sufrido las consecuencias de este procedimiento.

Otros afectados con las irregularidades presentadas, han sido los docentes ocasionales. A pesar de que el nuevo acuerdo de matriculas les otorgó el incentivo “Bienestar Social Universitario”, consistente en un descuento del 90% del costo de la matricula para hijos o cónyuges que ingresen a programas de pregrado de la universidad, a la cónyuge de un docente ocasional le fue negado dicho incentivo por razones que no corresponden con lo consignado en el acuerdo de matriculas y que contrarían el espíritu de lo aprobado por el Consejo Superior(escuchar en http://goo.gl/eYDQQ).

Estudiantes antiguos también han sufrido los rigores de este inconsecuente accionar. El nuevo acuerdo de matriculas (022 de 2012) se le aplica a los estudiantes que ingresaron a partir del primer periodo de 2012, sin embargo, a estudiantes cuyo ingreso a la institución fue anterior, se les ha liquidado nuevamente la matricula con base en este, incrementándose sustancialmente el valor de la misma. A un estudiante que solicitó la cancelación de un semestre y la reserva de cupo para el próximo (ver enhttp://goo.gl/2LSna), se le solicitó presentar documentación nuevamente y se le reliquidó con base en el nuevo acuerdo de matriculas. Con este procedimiento la matricula del estudiante pasó de $ 671.809 a $ 1`938.114 (ver en http://goo.gl/N04SI). Otra estudiante realizó traslado de programa y pese a que este no es causal para reliquidación de matrícula, también se le solicitó de nuevo documentación, con lo que el valor de su matrícula pasó de $ 1`966.148 a $ 4`094.214, más del doble de lo que pagaba (escuchar enhttp://goo.gl/00VFO). Estos dos casos comprueban, no solo que la normativa interna no se cumple, sino que hay un alza dramática en los costos de las matriculas con el nuevo acuerdo.

El cobro de matriculas con elevados costos no se ha dado únicamente por la vía del incremento artificial de ingresos, la reliquidación a estudiantes antiguos o la negación de derechos, sino también desconociendo documentos que exoneran a los estudiantes del pago de matrícula. Sin importar que en el acuerdo de matriculas está estipulado que los beneficiarios de sisben 1 y 2 -o su equivalente- están exonerados del pago de matrícula, a un estudiante el documento de beneficiario a este programa no le fue recibido; sin esta información, el valor de su matrícula fue superior a los $600.000. Luego de ser asesorado por algunos representantes estudiantiles, se le liquidó con base en este documento y su matrícula fue inferior a $100.000 (escuchar en http://goo.gl/uoiSr).

Por todas estas razones y ante la falta de acciones oportunas por parte de la administración de la Universidad de Caldas, a pesar de haber sido solicitadas en varias ocasiones, el día viernes 1 de febrero interpusimos denuncia ante la Procuraduría General de la Nación, solicitándole que ejerza su poder preferente de investigación para analizar estos hechos a la mayor brevedad posible. Estaremos atentos a los resultados y continuaremos luchando por devolverle el carácter público a la Universidad de Caldas.

Ver denuncia completa en http://goo.gl/8Lypz.


Darío Arenas Villegas
Representante Estudiantil Consejo Superior Universidad de Caldas

Alexander Álvarez Giraldo 
Representante Estudiantil Consejo Académico Universidad de Caldas

Reinaldo Cardona Valencia
Representante Estudiantil Comité de Matriculas Universidad de Caldas

Cristian Camilo Correa Pinilla
Representante Estudiantil Comité de Matriculas Universidad de Caldas

Fuente: MANE Colombia

Buscar noticias en esta página

Campaña contra la militarización de las universidades

Campaña contra la militarización de las universidades
Fuera la bota militar

Traducir esta página

Síguenos en...

siguenos en facebook siguenos en Twitter

Contacto

prensauniversidad@gmail.com

Estadísticas